19 de abril de 2016

Yo


Mi esencia se revela,
no está hecha para estar recluida entre murallas
ni en un cuerpo.

Por la noche abandona su celda
y sale a explorar otros mundos, 
eternos,
enredados.

Allí no hay sentencias,
ni grilletes,
ni delito.

El aire es suave y apacible,
 ayuda necesaria
para que mis alas
expandan su vuelo.

Mi alma me rebasa
no cabe en los confines de mi cuerpo.

Es mía
me ha sido dada.

Y yo, pequeña, y estrecha, espero
romper
la envoltura 
en el que se encuentra.

Y sueño, dormida,
que estiro un ala
luego la otra,
asciendo libre 
por un cielo azul,
que ni es tan cielo
ni es tan azul.


Maryflor





Pintura de Zoey Frank