31 de diciembre de 2015

Feliz Año Nuevo para todos... con mi natural optimismo


¿Año Nuevo, vida nueva?

Los ciclos de la vida no se rigen por relojes, cambios de estación ni fechas en el calendario, llega el 31 de Diciembre y pareciera que hay que ponerle punto final a lo se postergó los 364 días anteriores, con la esperanza de que al día siguiente, toda nuestra vida va a ser llenada con los consabidos propósitos de renovación.

¿Por qué dejamos para un final inventado, preguntas que nos podemos hace un 14 de Julio?

¿Por qué no aprendemos de lo mal hecho o, lo hecho a medias, un 21 de Mayo?

¿Por qué no agradecemos los encuentros, las bendiciones recibidas y las oportunidades un 25 de Abril?

¿Quién dijo que lo que no hice en once meses, tiene que resolverse de manera eficaz en una sola noche, simplemente por que está marcada en rojo en un calendario?

Yo no quiero ordenar mis ideas hoy, no quiero limpiarme de lastres hoy, no quiero dejar espacio para deseos y anhelos hoy. Quiero poder hacerlo el 16 de Septiembre, y otros pueden hacerlo el 31 de Diciembre pero no por decreto, sino por convencimiento.

El corazón es un músculo misterioso que no descansa a lo largo de todo un año, siente, sufre, palpita, añora, espera, recuerda... la rueda de la vida no se para hoy para volver a comenzar renovada mañana. Parece que el mundo entero nos exija asistir obligatoriamente a festejos, brindis, músicas estridentes, comidas opulentas, vino, cava, caras con sonrisa amplia y con el sello estampado de las fiestas.
Este último día puede llegar en un momento inoportuno, donde el ánimo no está para celebrar;  la agenda del mundo no tiene por qué coincidir  con el rumbo de nuestros sentimientos.

Los años me han hecho ser un tanto descreída con todas las celebraciones ordenadas o dictaminadas, quizás es un tanto impopular lo que he expresado, pero...

por qué no hacemos lo que nos dicta nuestro corazón en cualquier día del año?

por qué tiene que ser hoy un día diferente a cualquier otro?

por qué no tomamos decisiones por nosotros mismos, aún a costa de pagar un precio, y queremos pertenecer siempre al grupo mayoritario, si por dentro no lo sentimos...?

Para mí, el 2016 empezará el día que despeguen mis sueños, donde comience el sendero que me conduzca a mi camino, que tenga espacio suficiente para extender mis alas y el impulso necesario para cambiar e iniciar una nueva etapa.

No quiero malgastar mis energías en celebraciones que no siento, quiero reservarlas para ése día,  quiero que sea el comienzo de algo nuevo para mí.

Os deseo a todos que tengáis un día inventado por vosotros en vuestro calendario, para que comencéis el camino que os lleve a todo lo que deseáis.


Maryflor 






Ilustración de Anne Julie Aubry





30 de diciembre de 2015

Haikus de invierno




        La luna del invierno:
        Un templo sin puerta,
        ¡Qué alto está el cielo!






        La lluvia del invierno
        Nos muestra lo que hay ante nuestros ojos,
        Como si perteneciera al pasado






        Alojamiento negado,
        Luces de una fila de casas
        Bajo la nieve






        La tormenta de invierno,
        La voz del agua impetuosa,
        Desgarrada por las rocas





Yosa Buson

Pinturas de Mao Yigang, Tian Yunpeng, Hu Jundi




27 de diciembre de 2015

Como siempre



La lámpara aún sigue ahí
la mesa también sigue ahí
y yo sigo en la habitación
y mi anhelo, ahí
como siempre aún suspira.

Cobardía, ¿sigues ahí?
y mentira, ¿también tú?
escucho un lejano si:
y la infelicidad 
aún está ahí
y en la habitación hoy,
como siempre, estoy.


Robert Walser







Fotografía de Massimo Leardini




24 de diciembre de 2015

Deseo de Navidad


Un deseo de Navidad

...regresar a la infancia
y salvar el corazón del infortunio...


J.C.Aguílar






Elvira Amrhein



21 de diciembre de 2015

En busca del verdadero amor


En muchas ocasiones una mujer en sus sueños e ilusiones, suele calificar sus sentimientos en los más elevados del mundo. Les pone nombre, los cubre de besos, de suspiros, de cariño, les habla con su silencio, los protege, los convierte en una flor silvestre sin ataduras ni infortunios. Con inocencia, con pureza, con belleza para no romper el encanto de sus sueños.

Vives enamorada del amor ¿Estás segura de que tus lamentos y tus luchas por conquistar a un hombre, no llevan una dosis de equivocación y, a la vez, de ilusión? Date cuenta mujer, que la mirada de un hombre, una palabra galante, un detalle, puede hacer estallar en un instante tu espíritu soñador, condensado por noches de soledad. ¿Estás enamorada de él? o sólo es por sentirte amada?

Deberías darte cuenta que esa orfandad sentimental en la que vives te hace percibir sensaciones engañosas y, tu mente enseguida construye castillos en el aire, y quieres el hombro de un hombre que esté al alcance de tu mirada y de tus manos.

En el amor a primera vista se pierde el parpadeo, no entregues tu corazón en el primer instante o quedarás atrapada en tus propias redes de sueños y de fantasía.



A veces pienso sobre las parejas de las películas, casualmente se conocen por el arte del azar y ahí empieza todo. Si soy sincera, me encanta; creo que de alguna manera todos buscamos el amor mágico de las películas. Un chico malo con moto, uno bueno que está en la biblioteca, un roba corazones o, un hombre que se hunde en un barco que se choca contra un iceberg.
¿Os habéis hecho una idea de lo que me refiero... si somos sinceras con nosotras mismas ¿ha que queremos algo así...?

Pues esa es mi idea del amor, equivocada o no, de eso me he enamorado, de un hombre que me haga sentir mariposas, un galán, valiente, con ideas claras... y podría seguir y seguir. ¿Tengo que bajar mis expectativas porque son de película y no es real? ¿No debo de soñar porque no va a ocurrir?



Cada cual experimenta diferentes formas de enamorarse, no siempre que deseamos, amamos, sin embargo al amar a alguien también sentimos atracción por esa persona.
Si piensas repetidamente en esa persona, si más allá de la atracción consigues visualizarte un futuro con ella, si mentalmente haces planes, construyes cosas a su lado, puedes estar comenzando a enamorarte.
Si disfrutas de su compañía, de su manera de pensar, de sus opiniones; si deseas pasar tiempo a su lado y contentarte con pequeños momentos en aspectos más profundos; deseas lo mejor para él o ella, protegerle incluso a costa de tus propios sentimientos, es posible que estés comenzando a sentir algo más profundo.

El amor no nace de la noche a la mañana, eso es otra cosa. Puede gustarte alguien repentinamente, pero el amor es más pausado, va de la mano del conocimiento de la otra persona. La ilusión y el amor, podríamos decir que son como primos, pero no es sólo eso. Estar enamorado es verlo tal cual es, con defectos y virtudes.



En el fondo de nuestro corazón sólo sabes tú si estás realmente enamorada(o), lo demás son como paños calientes para aliviar tu soledad. Cuentos de hadas.



Nunca renuncies a lo que es importante para tí. Quien te quiere debe respetar tus decisiones, tu propia personalidad, siempre independiente.
Conócete a ti misma, pon tus límites, tu estilo, y porque no decirlo, tus miedos también. Dejar claro como quieres y mereces ser tratada, para que nunca puedan manipularte como crean que pueden hacerlo.

No somos adivinos, nunca os conoceréis a la perfección por eso no siempre se acierta en todo, debes comunicaros todo lo que os molesta el uno del otro. Pueden existir dudas de vez en cuando, pero no tienen que dar problemas sino no es amor. No debe existir dolor en el amor.



A veces nos enamoramos de personas que no debemos, puede surgir con fuerza y no respetar un sin fin de trabas. Muchas veces el amor imposible es un amor prohibido ¿qué debemos hacer? ¿Cómo podemos actuar?

Coge papel y lápiz y escribe con honestidad los motivos por los que ese amor es imposible; evalúa que cosas deberían cambiar para que ese amor dejara de ser utópico; analiza si merece la pena forzar los obstáculos que existen entre los dos, si realmente estás enamorada(o), puede ser pasajero y al final pagar un coste demasiado alto. Imagina cómo sería tu vida renunciando a todo lo que tienes ahora, que problemas te ocasionaría, qué costes y qué sacrificios. Eso también pesa después a la hora de volver a vivir un nuevo amor, nunca se empieza de cero, tu vida ya lleva un bagaje.
Si estás viviendo algo parecido actúa y exige sinceridad, respeto y lealtad. Sólo hay decisiones que dependen de ti ¿lo has pensado?


Nada es imposible... pero merece la pena?.


Maryflor






Pintura de Elena Balbusso




19 de diciembre de 2015

La chica de la marquesina



Sale de la marquesina y mira
hacia la izquierda;
vuelve y reinicia su pequeño
"claqueteo" nervioso.

No aguanta más, se muere, necesita
que llegue el autobús; la vida, todo 
lo que ésta le tenga reservado.
Y lo necesita ya, ahora, esta noche de sábado.
Mañana es una entelequia, una ficción,
un planeta a años luz.
Y vuelve a salir y mira y se consume de deseo.
Es terriblemente desgraciada un segundo
y al siguiente -llega el autobús al fin- se ríe
y parece que amanece en el mundo.

Y yo la miro y pienso
que, aunque solo fuera por eso,
por esa fuerza, por sentir
lo que ahora mismo está sintiendo ella,
merece la pena vivir.


Karmelo Irribaren






Fotografía de Eduard Goordey




14 de diciembre de 2015

Hoy todo es por ti


El tiempo, ya todo se comprende


Como a veces
nos viene a la memoria
algo sin importancia
que dejamos 
para el día siguiente 
hace ya tiempo,

he recordado,
viejo amor,
cuánto te quise.


Karmelo Irribaren






Fotografía de Nadia María




10 de diciembre de 2015

Invernal






Karl Eduard Ferdinand Blechen
Paisaje invernal a la luz de la luna






David Caspar Friedrich
Paisaje de invierno






David Caspar Friedrich
Monje junto al mar






Elena Yushina
Silencioso






Gernot Rasenberger
Invierno






Joseph Farquharson
Dónde el invierno sostiene su inlucencia








Aureliano de Beruete
Madrid Nevado






Alekséi Savrávsov
Los grajos han llegado






Isaac Levitan
Noche en el Bolga






Isaac Levitan
Bosque en el invierto






Ivan Shishkin
En el norte salvaje







Villancico en Central Park


Vistió la noche, copo a copo,
pluma a pluma,
lo que fue llama y oro,
cota de malla del guerrero otoño
y ahora es reino de la blancura.

¿Qué hago yo, profanando, pisando
tan fragilísimo plumaje?
Y arranco con mis manos
un puñado, un pichón de nieve,
y con amor, y con delicadeza y con ternura
lo acaricio, lo acuno, lo protejo.
Para que no llore de frío.


José Hierro







Pintura de Kristin Vesfgard



6 de diciembre de 2015

Agradecimientos


Hace unos días tuvo a bien considerarme con un agradecimiento Mila Gomez en su blog Encuentros.






El premio concedido es Premios a mis ranitas lectoras, especialmente grato para mi por ser uno de esos pequeños y, a la vez, tan satisfactorios premios al estímulo del trabajo.

No tiene normas, como Mila dice es dado de corazón y yo por ello quiero nominar también a compañeros que con sus escritos nos hacen reir, emocionar, pensar, imaginar...

Mi nominados son:

Francisco Martín y su blog             La felicidad de Wig

Julio Elpuente y su blog                 Palabras y miradas

Ciudad Baigon y su blog                Stress 

Santiago Pérez Malvido y su blog    Notas al margen 

Bea Plazas y su blog                     Un pensamiento profundo

Mila Gomez y su blog                    Encuentros




Muchas gracias a todos.


Maryflor




25 de noviembre de 2015

No es como lo temías



Te asombra la dulzura del declive,
la paz del cuerpo,
la ausencia de rencor en la memoria.

Como un piso tranquilo y espacioso 
o una digna mansión de renta antigua
te acoge la vejez.

Libros, tardes de lluvia,
conversación pausada
entre amigos de siempre
que nada nuevo tienen que decirse,
y evitan, sin embargo, despedirse,
mientras de día en día lo ganado perdí
que antes tenía.


Jon Juaristi








No son alas: es tan sólo un piano




Los pájaros son el recuerdo cotidiano
de la atadura que nos une a la tierra
diariamente.

Son el espejo en el que se refleja
esa distancia, siempre irreconciliable,
del hombre con su piel.

Ellos
son ese sueño cercano e inaccesible
de crueldad bellísima.
Tiernos e indiferentes,
y desconocedores
de todas las palabras
que inventamos nosotros
para poder volar:

Escucha:
¿No percibes su corazón acelerado?
Oye cómo bombea
ese aire que en nosotros se estanca
y se hace pensamiento.

Ellos
reinventan el viento día a día
mientras tú y yo seguimos
intentando entender
el porqué de su vuelo,
que se acerca a llamarnos
y se aleja después.

Para nosotros
el deseo es un pájaro caído
incapaz ya de atravesar el aire.
Para ellos
nosotros somos la amenaza que se olvida
al recobrar el cielo en un instante.

Míralos allá arriba,
intentemos
hacer de la mirada un ángel redimido
un segundo tan sólo.

Luego,
nuestras pisadas
nos traerán a la tierra nuevamente
y volverán a caer, algunas veces,
como una sombra cargada de muerte silenciosa,
sobre la hormiga,
que sólo mira al suelo.


Del libro Jazz, Beatriz Villacañas







Pintura de Vasil Karadimov





19 de noviembre de 2015

Pequeñas cosas



Una taza de café caliente y un acogedor apretón de manos. El olor de la ropa recién lavada, descalzarte  y echarte sobre la cama. Un baño caliente con olor a flor de arroz y pintarte las uñas. Una insinuación, un abrazo inesperado y un beso robado. 
Esa canción. 
Esa llamada. 
Una noche estrellada, lavarse la cara y acurrucarse. Sentirse amada.
Perfumarse, comer un helado de chocolate y leer un libro.
Respirar el aire puro, volver a contemplar el mar y hundir los pies en la arena fría.
Recibir a un amigo, oler el bizcocho, ver una película, soñar, rozar su piel, besar...


Maryflor








16 de noviembre de 2015

Cuando éramos mariposas






..y cuando descendieron
los ángeles
envueltos en capas de luna
y se encontraron a los hombres
y a las bestias
enzarzados en batalla

quisieron que gobernara el olvido
y que el dolor no permaneciera
salvo una leve huella engullida por marea
y que la luz encendiera la última tiniebla

se creó el sol
para que secara las lágrimas
y el mar reflejaría
la remota imagen del cielo
que murió para los vivos

es la rueda
éxtasis y profunda pena
lluvia de llanto y caliente risa
frío cuchillo en el pecho

y los ángeles ascendieron
de la vasta llanura
y para siempre se encerraron 
en la celda de la nubes.







Si un ángel llora contra la puerta
y araña la madera con dedos transparentes
y gime entre arcadas de silencio
y se abraza con alas de desconcierto
frente a la túnica de las estrellas,

es que un alma
se ha rendido en plena lucha
y exhala su último suspiro.


Camille Stein






Pintura de Elvira Amrhein




11 de noviembre de 2015

Haikus de la niebla







Huye la luz sin prisa.
Hasta las voces van perdiéndose.
Ni un pájaro en el aire, ni aire apenas.







Baja del monte al río, ocupa el pueblo
y aguarda en la puerta de las casas.
El pasado no suelo anunciarse.






Una mujer atraviesa la niebla.
Acaso la niebla la atravesó antes
y es sombre entre la sombra.






Los caminos se pierden en la niebla.
Los montes niebla son, el cielo ha huido
La vida se desvanece.



La otra vida, Haikus de la nieve, del agua, de la luz y de la niebla. Federico Jiménez Losantos.




31 de octubre de 2015

Sin un final


Dicen que sin un final, lo que sea que esté ocurriendo no ha terminado aún, y que por lo tanto, uno debe seguir y seguir andando hasta que sienta el golpe del cansancio; algo parecido a - "no puedo más" - , sería la forma más sencilla de confirmar ese final.

Para mi, lo inacabado, es como una oquedad brillante y reluciente que se adjudica el protagonismo que debería tener el total, o trazos de color, queriendo revelar que no somos más que un proceso que trata de sobrevivir a toda costa; que somos heridos de guerra, carencias de relleno, exposición de lo ausentado, de lo perdido, de lo falto, de lo carente, descubrir el escondite de traumas, deseos de una historia que continúa a lo largo de un tiempo restringido.

Y de lejos observo ese hueco cegador que trae consigo el fin, una realidad que termina, un punto final que se queda bajo tierra, o volando por ahí, o buceando por mares y océanos.


Maryflor







26 de octubre de 2015

Ecos eternos


Que escuches tu anhelo de ser libre.
Que los marcos de tu pertenencia sean lo
suficientemente grandes para los sueños de
tu alma.
Que te despiertes cada día con una voz de
bendición que susurre en tu corazón que
algo bueno va a pasarte.
Que encuentres armonía entre tu alma y
tu vida.
Que la mansión de tu alma nunca se convierta
en una casa embrujada.
Que conozcas el anhelo eterno que vive en
el corazón del tiempo.
Que haya bondad en tu mirada cuando miras
hacia tu interior.
Que nunca levantes paredes entre la luz y
tú mismo.
Que tu ángel te libere de las prisiones de
la culpa, el miedo, la desilusión y la desesperación.
Que permitas que
la belleza salvaje del mundo invisible
te convoque,
te cuide y
te abrace
en pertenencia.


John O´Donohue






Pintura de Vladimir Kush